En nuestras instalaciones hemos conjugado la amplitud y la seguridad, el centro cumple además con todas las medidas higiénico-sanitarias y ambientales que exige la normativa. El espacio interior cuenta con siete aulas independientes cuya superficie oscila entre los 40 y 50 metros cuadrados cada una. Todas las aulas poseen un aseo propio aparte de las respectivas zonas de juego y descanso. El mobiliario y los materiales de trabajo así como los juguetes están adaptados a cada tramo de edad. El resto del espacio interior se completa con un aula de usos múltiples y un amplio comedor con cocina incorporada.

El espacio exterior comprende dos amplios patios de 200 metros cuadrados con distintas zonas de juego, gateo y psicomotricidad. Las paredes y suelos de los recreos están forrados de materiales especiales para evitar y/o amortiguar posibles caídas. El centro cumple con la normativa de accesibilidad para discapacitados así como dispone de aseos y mobiliario adaptado a estas personas.